La Felicidad, un «lugar» a llegar

Hola!!!
Hace un tiempo que vengo pensando en la necesidad natural de ser feliz
Si bien, creo que, todos apetecemos serlo, no todos llegamos a ese «lugar».
Pero, tenemos la comprobación empírica, que se puede y que en algún momento hemos podido vivenciar.
Si analizamos por un momento, cuales fueron las variables o los elementos que hicieron posible esas cortas vivencias, seguramente descubriremos algunos.
Dejo algunas, a modo de ejemplo. Haber estado con alguien muy cercano afectivamente, haber estado en un lugar soñado, haber logrado un objetivo largamente elaborado, ect.

Te invito a pensar un poquito en este tema.
Veo muchas personas tristes, angustiadas, solas, deprimidas.
Algo está pasando, en nuestro interior y en nuestro entorno que nuestro yo interior no disfruta en paz. Estamos rotos por dentro, andamos por la vida sin armonía interior entre nuestro corazón y nuestra mente.
Vivimos una vida de apariencias externas que afectan nuestra alma.???? Necesitamos recuperar una característica muy humana si queremos cambiar el mundo, Porque, nadie da lo que no tiene.

Lic José Miguel Toro

«Si queremos, podemos»

Hola!!
Se dice, muchas veces, que «si queremos, podemos.» Les propongo pensar en una distinción, para poder unir lo que expresa este adagio.

Creo que, en parte, es verdad.
Es verdad, si nos referimos al esfuerzo, al compromiso, a la perseverancia, a las capacidades, al entorno que sabemos con cierto nivel de certeza, que poseemos.

Pero, debemos ser conscientes que no somos seres sin límites, sin debilidades, además, debemos tener en cuenta que, nuestra estructura psicológica interna, no siempre es madura, no siempre carece de cierto nivel de voluntarismo, no siempre está excenta de grados altos de fantasía, todos ingredientes que nos hacen creer que absolutamente «todo» nos es posible con solo desearlo.

Además, somos seres individuales, que habitamos un determinado lugar y tiempo cultural, que si bien no nos determina, sí nos condiciona.
Ese tiempo y lugar, está expresado en una familia concreta, en un barrio concreto, en una provincia y país, concreto. Además, estamos en un tiempo histórico concreto, cuyos acontecimientos nos afectan.

Ahora, si tenemos en cuenta todo esto, podemos tomar el adagio, propuesto arriba, y llegamos a decir con verdad, » querer es poder», según quienes somos y según donde estamos culturalmente insertos.

Hemos tratado de distinguir, para poder unir todos los términos del adagio.

Lic José Miguel Toro