Pensar

Para pensar y no aburrirse en clase

Aquellos que hemos transitado las aulas de los colegios secundarios, seguramente hemos podido detectar en los alumnos, momentos de aburrimiento.

Frente a este fenómeno, seguramente, en nuestro interior surgieron algunos interrogantes, tales como:

¿Este niño estará durmiendo poco?; ¿El contenido no le interesa, pero no alcanza a darse cuenta de su importancia?; ¿Yo no estaré siendo lo suficientemente claro?; ¿Será que mis ejemplos son poco interesantes, o tal vez demasiado teóricos?; etc.

Pero, más allá de estos interrogantes, propongo algunas líneas de acción.

Por un lado, nuestros alumnos, en muchos casos, carecen de oportunidades en los cuales se los escucha, tanto en sus casas como en los ámbitos académicos. ¿Cuántas veces hemos estado atentos a  relatos en los que los alumnos manifiestan terror de acercarse al profesor?.  “No le gusta que lo interrumpan con preguntas” afirman.

O, con respecto a sus casas, “siempre estoy solo, mis padres están todo el día ocupados”

Evidentemente, desde la mirada del alumno, nuestra imagen de docente es un poco inabordable. Algo para pensar en orden a generar un diálogo entre docente y alumno, que en definitiva es el camino para una efectiva educación.

Por otro lado, nuestra forma de ser, no todos los que ejercemos la docencia en los nieles medios, estamos haciendo lo que nos agrada, por diversas razones, todas justificables.  Pero es algo que  es detectado por parte de los alumnos y eventualmente de los colegas.

Otro lado a considerar, y creo que es, a mi criterio, fundamental.  ¿Qué utilidad tiene lo que le estoy transmitiendo a un adolescente?, ¿Cómo puedo hacerle notar la utilidad de lo que le estoy transmitiendo?, ¿Qué aspecto de los contenidos que les estoy brindando debo remarcar con otra metodología?

Y acá surge un ingrediente que va cobrando una gran importancia, el sentido de lo que hago o el   “para que me va a servir” de los adolescentes.

Como sabios pequeños, nos están reclamando, a su manera, con el aburrimiento, la utilidad = para que sirve, lo que me están enseñando.

Por alguna razón, lo divertido y “útil” para los adolescentes, está fuera del aula. Nuestro desafío, como docentes, es descubrir, porqué lo divertido está fuera del aula.

Y acá surge oro elemento que me parece valioso, no todo lo importante y útil para nosotros, los docentes, es importante y útil para nuestros adolescentes del nivel medio. Entonces, mis querido colegas, nos queda la tarea de “descubrir” lo importante y útil para ellos.

Acá surge otro componente, la observación y la escucha. ¿Me pregunto si damos algún tiempo, dentro de nuestro agitado derrotero académico, para observar y escuchar a nuestros alumnos?

Seguramente lo sabemos, pero es una realidad que no se visualiza, nuestra forma de pensar está apoyada por un capital de experiencias que supera las dos décadas, la de los alumnos, solo supera una.  Nuestra manera de pensar, contiene una carrera universitaria en su haber, la de nuestros alumnos, solo el nivel primario.

Evidentemente, el sentido de lo que hago, es el nudo Gordiano de todo este entramado que se manifiesta con el aburrimiento.

Les planteo un desafío para el año que se inicia, descubrir los códigos significativos de nuestros adolescentes áulicos, para conseguir que la transmisión de los contenidos que realizamos, haga  nido en sus corazones y mentes.

Lic. José Miguel Toro

                                                                                                   República Argentina

2 comentarios
  1. Marisa
    Marisa Dice:

    Hola Miguel, comparto totalmente lo que plantea , tambien como docente pienso que se debe establecer un vinculo entre docentes y alumnos para lograr que los mismos puedan expresar sus sentimientos y emociones, y que vean en el docente un guia, para lograr las mejores trayectorias escolares.

    Responder
    • toroadm
      toroadm Dice:

      Marisa:
      Agradecemos las consideraciones, las mismas nos fortalecen.
      Invitamos a continuar leyéndonos.
      Saludos.
      Lic. José Miguel Toro

      Director y responsable de contenidos del sitio

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Responder a toroadm Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *